jueves, 28 de agosto de 2014

ATRAPADA quinta parte


QUINTA PARTE

Esperó el día siguiente para seguir a María. Esta se levantó muy temprano, tomó un taxi y el la siguió en otro.

El camino los llevo al psiquiátrico, al llegar, el tomó distancia y la siguió con precaución. Ella caminó por un largo pasillo, se detuvo en una de las habitaciones e ingresó. Escucho la voz de María, abrió lentamente la puerta… ella se encontraba de pie observando a la mujer que se encontraba en silla de ruedas, el periodista reconoció en aquella desdichada a Eugenia Arévalo, el enigma de tantos años había llegado a su fin.

En una fracción de segundos se preguntó si ella siempre supo que estaba allí, sin embargo, la encontró llorando en la vivienda quemada, muchas preguntas y una sola imagen ante sus ojos.

 Entonces, terminó de abrir la puerta y dejándose ver por ella, se puso en evidencia que sabía la verdad.

María se impresionó al verlo, lo suficiente como para decirle.

-Pase Moreno, no se quede ahí parado, de todas maneras ya está dentro-Lo dijo de manera irónica, por lo que se pregunto si estaba dentro, pero de donde, si  se refería a la habitación en sí, o sucedía otra cosa.

-¡Veo que encontró a su madre!.

-¡Así es! usted lo dijo, es mi madre, supongo que no irá corriendo a publicarlo en su diario,

-No despreocúpese, no estoy aquí en busca de una nota, esto es personal.

- ¡Personal! ¿Y por qué?

-Ni siquiera yo lo sé, ¿será por usted? Por los acontecimientos en sí.

-¡Le dije que no se metiera en esto!.

Se acercó a la mujer, estaba totalmente perdida, sus ojos vacios no tenían vida, por momentos su mirada extraviada tenían la expresión del mal.

-Moreno, encontré a mi madre, eso es todo.

--¡ Y todo por un libro! si lo hubiera dejado…

- Así es, en realidad no sabemos bien que paso.

-Se hablo de una anciana.

-No sé nada de eso, solo que esta es mi madre.

-Bien María, la dejo con su verdad y tranquila, yo no diré nada, no es mi nota.

Dos días después.

 No sabía qué hacer, no había regresado a Buenos Aires, se encontraba aun en aquel pueblito, sentado en la vereda de un bar, tomando un refresco y pensando, desconcertado, porque tenía un presentimiento, pero no sabía  bien que era.

Comenzó a refrescar de golpe, fue hasta el hotel, retiro un abrigo y camino por el centro de la pequeña ciudad, había mucha gente, todos apurados, exaltados.

El libro, ese bendito libro, recordó las palabras de la bibliotecaria, no le gustaba porque el personaje era de un psicópata   y tenía a su amada encerrada.

 Recordó también aquella frase en su casa, cuando se le cayó la copa y aquel -hay cosas que usted no sabe Moreno.

De pronto la vio caminar entre la gente, apurada, nerviosa.

-¡María! Pronuncio su nombre casi con desesperación.

La mujer no lo escucho, se perdió entre la gente.

El se abrió paso entre el gentío hasta llegar a ella, la tomó por uno de sus brazos y le expreso sus sentimientos.

-María, no sé qué me pasa con usted, no me puedo ir, presiento que usted necesita mi ayuda.

-Moreno, hay cosas que usted no sabe.

-Pero si ya la encontró, no puede hacer nada, ya no puede regresar de esa enfermedad, acepte que su madre enfermo y se fue de su casa hace quince años, y vino a esta ciudad a reunirse con un fantasma, eso es todo.

-No, hay cosas que usted ignora. Pablo, es mejor que se mantenga lejos de todo.

-¡¡No, no la voy a dejar!!

-Mañana, venga a buscarme y hablamos.

-Y por qué? Mañana, porque no mejor ahora.

-Ahora no puedo, ahora no.

 

1 comentario:

  1. ¡No puedo esperar a ver cómo termina esto! ¡Me voy a la última parte! ¡Saludos y comparto!

    ResponderEliminar